Y llegó el día en el que mi heladería 🍦 favorita (porque nadie hace el helado “after eight” como ellos) me encargó el rediseño de su imagen corporativa.

El neón de su fachada y su tipografía manuscrita eran su parte más representativa, así que la nueva imagen debía mantener parte de esta esencia. Como elemento gráfico, ilustré de manera abstracta algunas de sus especialidades 🍨 de la carta que sirvieron como estampado para piezas como tarjetas o carta.